Dioses Extraños Logo

La Forja Espectral

La Forja Espectral establece sus factorías en pequeñas islas frente a las costas de Tiviles mayores, raramente en lugares controlados por alguna Koina. Prefieren mantenerse neutrales y ofrecer sus productos al mejor postor. Su centro principal está en Hikaptah, donde su influencia es tan grande que controlan a varias de las koina. La Fratría está formada principalmente por devotos de los Maestros del Yunque, pero también cuentan entre sus filas con Taumaturgos de otros cultos.

Cada día, decenas de Arcas traen esclavos frescos a las Forjas, comprados u obtenidos como pago por los servicios de la orden; la mayoría son sárquicos y agnósticos, pero también hay muchos Oyentes, e incluso unos pocos Psíquicos.

En las forjas se les arrancan las almas y los espíritus de los cuerpos, y se usan como fuente de energía y materias primas para todo tipo de artefactos mágicos, a menudo construidos con las propias carnes y huesos de las víctimas, mezclados con cobre dorado al mercurio, hexagramas místicos y piedras de poder.

Los productos de la Forja son luego exportados en las mismas Arcas que traen los esclavos, para ser vendidos por precios exorbitantes a Taumaturgos, Gnósticos y líderes de Koina.

La Hermandad de las Tormentas

La Hermandad de las Tormentas es un grupo imprescindible para el contacto entre los Tiviles, ya que solo sus miembros están capacitados para pilotar las Arcas que atraviesan el Mar de Suf y los Merkaboth que las unen con las islas. Se trata de una sociedad de Psicopompos especializados capaces de navegar a través de las traicioneras corrientes del Mar, eludiendo los rompientes, las islas rocosas que emergen de la nada en las profundidades, las tormentas y los monstruos. Como resultado, todas las Koina y los cultos los respetan y raramente los molestan, incluso aunque sus creencias puedan ser radicalmente opuestas. A cambio de transporte, la Hermandad exige pagos en metálico y favores, y también que se le entregue a cualquier Psicopompo para ser entrenado y puesto a trabajar. El destino de aquellos que tratan de escapar es funesto; se dice que lo más suave es arrojarlos vivos al Mar.

Los miembros de la Hermandad tienen total libertad para unirse a cualquier culto, pero han de jurar  neutralidad en asuntos de negocios. Trabajan para cualquiera que pague, sea quien sea, pues su labor, según los Maestros de la Hermandad, es meramente de transportar las almas. Lo que hagan esas almas una vez lleguen a su destino no es asunto suyo.

La Sociedad de la Llave de Acero

Una llave que es una espada. Una espada que abre puertas. La Sociedad es una red de células terroristas y guerrilleras, formada por distintos cultos, en su mayoría Eleutéricos de las vías más extremas, aunque también hay muchos Extincionistas de la Vía Apocalíptica.

Su objetivo no es otro que ser a la vez espada y llave, abrir la puerta a la liberación de la humanidad mediante la lucha armada.

Cada célula tiene su estrategia, desde atacar rituales de cultos Apotropaicos y Apoteósicos para alejar a los Oyentes de sus filas por el miedo, hasta secuestrar y convertir forzosamente a destacados Psíquicos para que luego extiendan el mensaje entre sus correligionarios.

Los ataques de la Sociedad son uno de los mayores quebraderos de cabeza de la Orden de la Espada Ardiente y los cazadores de brujas de la Iglesia de Hierro, pero casi todos los otros grupos tienen también sus conflictos con los terroristas, y ni siquiera es raro que las células radicales se enfrenten entre sí por diferencias doctrinales.

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks
  • […] construyen. En sus talleres se produce la arcanotecnología que permite atravesar el Mar de Suf a la Hermandad de las Tormentas y da vida a golems y autómatas, y solo ellos poseen los secretos de la manipulación industrial […]

Leave a Comment