Estilos e Inclinaciones

Como sabrán, porque seguro que ya se han bajado el quickstart, Dioses Extraños está basado en las reglas de FAE, o Fate Acelerado (Fate Accelerated Edition). El por qué escogimos este sistema frente a, por ejemplo, Fate Básico, daría para otra publicación, pero por ahora podemos dejarlo en que los Estilos tuvieron mucho ver, sobre todo porque nos permitían modificarlos para crear las Inclinaciones.

Pero antes de nada, para aquellos que no conozcan FAE, habrá que explicar en condiciones lo que son los Estilos. Si nos vamos a la página oficial de Evil Hat, tenemos esta definición, traducida libremente:

Los Estilos son descripciones de cómo realizas acciones. Todo el mundo tiene los mismos seis Estilos (…) Debes basar tu elección de Estilo en la descripción de tu acción, y no puedes describir una acción que no tenga sentido. ¿Reptarías Vigorosamente por una habitación a oscuras, escondiéndote de los guardias? No, eso es ser Furtivo. ¿Empujarías Rápidamente una gran roca para quitarla del camino del carro? No, eso es ser Vigoroso. Las circunstancias limitan qué Estilo puedes usar, así que a veces tienes que usar un Estilo que puede no ser tu fuerte.

Así pues, los Estilos son el modo en que tu personaje hace algo. Puede ser un tipo grande y fornido, con una alta puntuación en Vigoroso y Llamativo, pero poco Furtivo y Cauto. O puede ser alguien Ingenioso y Rápido, o cualquier otra combinación que tenga sentido. No hay nada “mejor” o “peor” en ciertas situaciones; no podemos optimizar Habilidades para que el personaje sea “equilibrado” o sepa hacer “de todo”, porque el personaje tendrá puntuación en todos los Estilos menos en uno. Lo que debemos hacer es pensar cómo hace el personaje las cosas, y darle mayor puntuación a las más destacadas. En otras palabras:

Los Estilos sirven para definir la personalidad del personaje casi tanto como los Aspectos.

Esto es muy importante, y hay que tenerlo en cuenta. A la hora de elegir los Estilos de tu personaje, estás eligiendo cómo interactúa con el mundo. Si su forma de resolver las cosas es llamativa o furtiva, brutal o sutil. Estás definiendo su personalidad.

En el caso de Dioses Extraños, llevamos eso un poco más allá. No se trata solo de describir cómo se comporta el personaje, es decir, su estilo, sino de saber con qué actitud afronta la vida. De cuáles son las pasiones y los impulsos fundamentales de su espíritu, de con qué ánimo se enfrenta a la realidad. Qué virtudes, o qué pecados, dan forma a todas sus acciones.

A la larga, dentro del tema introspectivo del juego, eso nos permite saber cómo es el personaje, y cómo evoluciona. Quizá empiece con una alta puntuación en Ira, pero aprenda a controlarla con Justicia. Esto no debería ser solamente un tema de puntos, sino algo que interpretar, una guía sobre la evolución de la personalidad, y quizá, el camino hacia la salvación del personaje.

Dioses Extraños Mar de Suf

Vamos a poner un ejemplo muy sencillo: un ataque, un simple puñetazo. En el caso de Fate Acelerado tenemos seis Estilos, no todos los cuales nos vendrían bien para el caso:

  • Cauto: Sería posible, pero bastante raro, dar un puñetazo Cauto. Yo la descartaría salvo en circunstancias concretas.
  • Ingenioso: Por ejemplo fintando antes de dar el golpe verdadero.
  • Furtivo: En este caso podríamos hablar también de una finta, o mejor aún, de un puñetazo inesperado, cuando el rival mira hacia otro lado o similar.
  • Llamativo: Todo lo contrario. Un puñetazo que resuena, que viene desde la espalda con toda la fuerza de la cadera e impacta en la mandíbula trazando un arco perfecto.
  • Rápido: Un golpe relámpago que no se ve venir, quizá no demasiado fuerte pero sí inesperado.
  • Vigoroso: Un golpe demoledor que deja al rival aturdido o incluso lo derriba.

Como vemos, en todos los casos se trata de una manifestación externa, lo que vería el público de una película. En el caso de Dioses Extraños es distinto: se trata de lo que pasa en el interior del personaje, de su disposición mental y espiritual. Mismo ejemplo con Inclinaciones:

  • Prudencia: De nuevo, un puñetazo Prudente es complicado. Quizá el personaje lo hace en el momento exacto, o ataca de manera preventiva antes de que el rival pueda reaccionar.
  • Coraje: Cuando el personaje ataca con Coraje lo hace lanzándose al combate sin miedo, dispuesto a todo, y decidido a vencer sin importar las consecuencias.
  • Justicia: Quizá el personaje está defendiendo a otra persona de un ataque, o vengando una afrenta.
  • Orgullo: En este caso no se trata de una afrenta justificada, sino de una herida en el orgullo del personaje. Ataca porque se siente menospreciado, o para justificarse a sí mismo, o para evitar una situación incómoda o quedar en ridículo.
  • Ira: Esta es quizá la más sencilla. El personaje está enfurecido y se lanza ciegamente hacia adelante, decidido a quitar de en medio la fuente de su frustración.
  • Lujuria: Lujuria implica no solo el deseo carnal, sino también la codicia y la gula. Es difícil dar un puñetazo lujurioso, excepto quizá si el golpe es necesario para conseguir algo que el personaje desea. Piensa en Smeagol estrangulando a su amigo Deagol para arrebatarle el Anillo Único.

Observa que no nos importa cómo hace el personaje las cosas, sino por qué las hace, qué le motiva y qué pasa por su cabeza. Luego a la hora de narrar, de acuerdo a la situación, puedes decir que el puñetazo es rápido, o devastador, o furtivo; eso en Dioses Extraños no es tan importante como saber cuál es la disposición espiritual del personaje, cuáles son sus mayores virtudes y pecados y cómo éstos afectan a su forma de actuar.

Puede parecer raro en un primer momento, pero una vez metido en la partida te acostumbras enseguida y al final enriquece mucho la interacción entre los personajes y nos lleva directamente al foco de Dioses Extraños, que es la espiritualidad del personaje, su viaje hacia la redención o la condena y su evolución interior,  y no tanto el hecho físico del combate o la aventura.

Recommended Posts

Leave a Comment